Hola compañeros de la ULC, Soy Ricardo Automuro Antolín, de Castro-Urdiales (Cantabria) y fui uno de los agraciados como vosotros, en mi caso, de la 1ª promoción de oficiales y maestros industriales (1957-1962).

Ya han pasado unos pocos años y, como dice el anuncio, estamos en la edad interesante.
Hace 8 años que me jubilé, con dos años de antelación. Pero antes de hacerlo, planifiqué mi jubilación con actividades que de alguna manera, me gustaban.

Primero empecé a tocar el rabel, instrumento muy rudimentario de la alta Edad Media que trajeron a estas tierras los pastores con la trashumancia. Tomé unas clases con un estupendo y reconocido rabelista, Chema Puente, y tanto me gustó, porque además de tocarlo, pide cantar coplillas de doble sentido que llegaron a nuestros días por tradición oral, que además me atreví a fabricarlos.

Los he realizado con diversa fortuna, unos sonaban mejor, otros peor, pero me satisfacían, por lo menos, por su acabado. Los primeros llegaban hechos con crines de caballo, pero en los tiempos que corremos ya tenemos materiales más adecuados y los monto con cuerdas de violín. Al fin y al cabo, es un instrumento de cuerda frotada.

Posteriormente, me enteré por un amigo que un japonés afincado en Santander impartía cursos de talla en madera. Ni corto ni perezoso, me matriculé en este curso y comencé a darle a las gubias y al martinete.

Comencé con obras muy sencillas, como podéis ver, tales como la Iglesia y Faro de Castro-Urdiales, seguido del escudo de Santander.

Hasta que un buen día dije que iba a copiar a los grandes como Miguel Ángel o Rodin. He realizado todo aquello que era capaz de hacer, incluso algo de mi propia cosecha.

Ahora, de momento, lo tengo apartado porque otras aficiones me han llevado a cantar en diversos coros. En estos momentos, pertenezco a varios coros. El coro “Amigos de la Catedral” en el que cantamos una misa al mes y algún que otro concierto de música sacra; el Coro “Don Bosco”, que es una coral mixta en la que cantamos en la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones), es un decir, normalmente cantamos alguna boda y damos algún concierto. Hace 3 años cantamos en el Palacio de Festivales, junto con otros 3 coros, El Mesías de Hendel con orquesta llegada de Londres con su director. Y el más reciente al que me he incorporado es el “Orfeón Cántabro”, también coral mixta y quizás la de más relevancia. Estas últimas Navidades hemos dado diversos conciertos con un más que aceptable éxito. Así que prácticamente todos los días tengo ensayo bien con uno u otro coro.

Bueno, como esto me parece insuficiente, también me dedico al cultivo de tomates, pimientos, cebollas, lechugas, calabacines y lo que se presente. Así mismo, tengo una pequeña finca donde recolecto manzanas, peras, ciruelas,… Unas las comemos en fresco y el resto, como mi mujer es una artista haciendo mermeladas y confituras, se conservan.

Resumiendo, me queda poco tiempo libre porque además, tengo 5 nietos a los que hay que ayudar y pasear.

Bueno, os he contado mi vida de jubilado y, verdaderamente, no me aburro. Así que os animo
a que participéis en actividades, que es muy sano y socialmente, reconforta mucho.

Un abrazo para todos.

Escrito por Usuario Invitado el 02/03/2014 a las 00:58